20 años: -17

Hay un artículo de las Constituciones Salesianas (50) que reza:

Dios nos llama a vivir en comunidad dándonos hermanos a quienes amar.

Y si bien mi vivencia de la salesianidad se tornó ampliamente sui generis a partir del 9 de agosto del 2000 y hasta el 15 de agosto del 2005 que dejé la Congregación, me siento muy agradecido de los hermanos que engendré desde mi ingreso al prenoviciado en el ’97, e incluso antes, desde que conocí a los salesianos una noche de enero de 1995. Lo cito porque esa noche conocí al Padre que después se volvió Hermano, y director, y respaldo, y sobre todo, amigo: Federico Mújica. En la foto, arriba a la derecha.

Y esa noche me hizo también coincidir el destino con otro hermanoamigo, que si bien discrepamos en cada 9 de 10 cosas, cierto es que «Dios los hace y ellos se juntan»: Pepe Gutiérrez. Incluyo en la foto a Édgar y Rodolfo, que los topé en el preno en agosto del ’97 y para quienes las palabras no harían justicia a la atención que han tenido para conmigo en este siglo. GRACIAS.

Lamento no mencionar más pero para no dejar a ninguno fuera. Quienes han estado lo saben, deseo que María Auxiliadora los acompañe de su mano por el hermoso camino de rosas del que nos habló Don Bosco.

4 comentarios sobre “20 años: -17”

  1. Eres un excelente escritor, tus relatando hacen que vuele imaginación se recrea una atmósfera sin haber estado en ese lugar en realidad!!!

  2. Nosotros alcanzamos a descubrir enseñanzas en las circunstancias de la vida y es muy edificante tenerte de compañero de camino, de reflexión, de misión, de vida. Alcanzamos a descubrir que se crean lazos de fraternidad, de comunidad, de comunión. Alcanzamos a descubrir que la oración ilumina, solidariza, asocia, fortalece y sigo teniéndote presente en muchos momentos, también cuando vivo intensos momentos de oración. Alcanzamos a descubrir que compartir es una expresión natural de quien ve la vida y el año y el día como una puerta que tiene muchas oportunidades. Dios te bendiga Víctor, Muchas gracias, Un abrazo.

  3. Algo muy sonado en su momento y de compañia los sábados camino al mercado «los caminos de la vida, no son como yo pensaba, como.los.imaginaba, no son como yo creía….» y gran razón tienen ello, Dios nos tiene preparados caminos muchas veces muy raros, pero el que en ese camino nos crucemos ha sido una gran bendición pues hemos aprendido a que sin importar que, hay cosas que nos forjan, forman y constituyen quienes somos y sobre todo que María Auxiliadora nos da una enseñanza en el emparrado de rosas el camino puede verse hermoso y fácil pero siempre habrá espinas que nos puede desorientar pero al final vemos el objetivo claro LA SANTIDAD DESDE NUESTRA VIDA Y NUESTRO ENTORNO Dios siga bendiciendo este andar juntos en la distancia

  4. Discrepamos en 99 de cada 100, no 9 de cada 10. Y así una de esas fue gracias a Don Bosco que puso en el camino no solo a amigos, sino a hermanos para rodar con ellos.
    Te mando un abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *