#Covid19: No corro no grito no empujo.

Ante la inminente dispersión comunitaria del #covid19 en #México, al extenderse los contagios locales con la probabilidad de que tú, un familiar o contacto cerca lo esté, acerco este «No corro no grito no empujo» para #reaccionar asertivamente.
1. Prevención.
2. Síntomas.
3. Atención médica.
4. Soporte social.

Prevención

  • Evita lugares concurridos y cerrados.
  • Higieniza tus manos con agua y jabón, o desinfectante con 70% alcohol.
  • No te lleves las manos a la cara.
  • Evita tocar superficies expuestas a tránsito público.
  • Evita contacto con personas que estén o se vean enfermas.
  • Quédate en casa si estás enfermo; si es de vías respiratorias usa cubreboca.
  • Limpia y desinfecta al menos 2 veces diarias las superficies que se tocan frecuentemente. Opción para desinfectar: 5 cucharas de cloro en 4 lts de agua (evita recetas complejas que puedan ser nocivas).

A la par de las medidas de higiene y reducción de exposición, no olvides las que robustecen el sistema #inmune:
– buena alimentación (cítricos, zanahoria, frijoles aportan un plus).
– activación física.
– descanso.
– ¡reducir estrés! La ansiedad y angustia debilitan nuestras defensas.

Síntomas

#Covid19 es una preponderantemente una enfermedad de vías respiratorias, y por la temporada comparte síntomas con gripas, catarros o influenza. La imagen es una tabla diferenciadora:

La aparición de síntomas sigue generalmente este desarrollo:

Cuando el virus ingresa por ojos, boca o nariz se sujeta a mucosa del fondo de nariz o garganta y comienza a multiplicarse. Tras incubar (desde 1 hasta 14 días) y ser detectado, el cuerpo produce una respuesta inflamatoria, de ahí que los primeros síntomas sean dolor de garganta y/o nariz tapada.

En su avance a los conductos bronquiales produce inflamación en sus mucosas, causando irritación y el síntoma de tos seca. A más invasión, más respuesta del cuerpo con otro síntoma: la fiebre, considerada a partir de 37.5°C, Importante contar con termómetro para un dato preciso. 

Si tenemos buenas defensas detendrán el avance del virus mediante anticuerpos que lo neutralizan. Este panorama es el que pasará hasta 80% de los casos según la OMS. La preocupación recae sobre grupos vulnerables, pues de seguir avanzando el coronavirus llega a los pulmones, provocando neumonía. con su cascada de síntomas: falta de aire, debilidad, dolor en el pecho…

¿Por qué importa comprender los síntomas?

1) no caer en pánico ante el primero de ellos;
2) dar prioridad a fortalecer el sistema inmune;
3) ser conscientes que #covid19 seguramente no nos afecte, pero podríamos acercarlo a quienes sí (adultos mayores, personas inmunodeprimidas).

Atención médica

Es importantes tener en cuenta dos premisas:

I) No hay ni habrá pruebas de #covid19 para todos. Estarán reservadas (aquí, en Estados Unidos, España, Italia, etc,) a los casos que manifiesten mayor gravedad de síntomas. Lo más a la mano serán las que confirmen neumonías (radiografía de tórax y diagnóstico médico). De ahí por qué urge evitar exponernos al contagio, y claro, no diseminar el contagio.

II) Hasta hoy no hay cura o tratamiento contra #covid19. Las medidas que se están tomando en todo el mundo se denominan «terapia de mantenimiento»: medicamento contra neumonía (menos del 20% de los contagios) y en caso necesario ( menos del 5%) internamiento y ventilador mecánico para sustituir el trabajo pulmonar, afectado por el debilitamiento pulmonar.

Estadísticas estiman que en México entre sector público y privado hay cerca de 3 mil respiradores mecánicos. Esa sería la real capacidad de atención simultánea de pacientes en nuestro país: 3 mil pacientes en condiciones graves que equivaldría a 100 mil contagios. Lo expreso en números para acentuar la importancia de excluirnos de la cifra, a nosotros y nuestro círculo cercano, mediante la prevención.

Lo que sí debemos #anticipar:

-A qué servicio de apoyo recurrir en caso de presentar los síntomas.
-Al presentarlos inmediatamente reducir contactos, sobre todo con personas vulnerables.
No peregrinar por centros de salud, ante la latente posibilidad de esparcir más el virus.

#Recurrir no equivale a acudir físicamente. La Secretaría de Salud lanzó el 800 004 4800, pero recomendaría primer usar los centros de atención estatales y municipales. Los números de atención estatal los puedes encontrar en https://coronavirus.gob.mx/contacto/. Para #CDMX la atención es vía sms al 51515, #NuevoLeón 8183610058 y 95, #Jalisco 3338233220.

Concluyendo este apartado:

A) Sólo 2 de cada 10 casos de #covid19 ameritarán tratamiento u hospitalización.

B) Ayudemos a que dispersión del virus se contenga lo más posible reduciendo la exposición.

C) Una dispersión lenta permitirá que casos graves se atiendan sin saturar el sistema de salud.

Soporte social

Estamos ante una coyuntura que nos permitirá asomar y dar lo que somos. Pero hay actitudes (acaparar insumos, por ejemplo) que pueden ser contradictorias ¿De qué sirve apertrecharme si los demás enferman? Somos y nos salvaremos como comunidad.

En la medida que comprendamos mejor el desenvolvimiento del #covid19 en el organismo, los por qués de las medidas de #prevención, y la utilidad de #informarnos correctamente, podremos disipar el miedo, la ansiedad, y sobre todo: REACCIONAR MEJOR cuando nos toque a la puerta.

No soy doctor ni epidemiólogo; soy psicólogo, trabajo en internet y me gusta informarme. Además, he sobrevivido a dos neumonías fortísimas. Albergo mi cuota de miedo, sí, pero también de esperanza en que actuando solidariamente amortiguemos el impacto del #covid19 en México.


Adjunto a modo de apéndice 3 materiales que me parecen muy enriquecedores:

La mas que espléndida explicación y recomendaciones sobre el covid19 del doctor inmunólogo argentino Alfredo Miroli, vale la pena cada minuto:

Hábitos de limpieza al llegar a casa:

Protocolo de convivencia para cuando uno de los miembros del hogar tenga el contagio:

Hoy

7:14 am Hoy se me da por querer escribir, por exhibir en palabras lo que pienso y siento, claro, siempre bajo el filtro que activamos todos del qué quiero que se enteren de lo que pienso y siento. No por cobardía, acaso por compartir el júbilo de llegar a 42 años de vida, que para «el azote» habrá otros días

Amanecí con un sueño que me gustó: me besuqueaba entre tímido y tierno con una chica que me gusta —y me deslumbra— de hace tiempo, habiendo amanecido ambos en un sofá de mi casa, mientras me preguntaba cómo diantres llegamos ahí si lo último que recordaba era haber acudido con ella a un evento. ¿Habrán dado ‘canapés felices’ de aperitivo?

Después seguí una práctica de meditación en una app que aprovecho para recomendar: Lojong. Tiene una infinidad de recursos audibles, a los que puedes acceder gratuitamente a cambio de ver un comercial de 20 segundos antes de cada uno. Por lo rico del contenido me parece un mas que justo intercambio. Recibí el primer par de felicitaciones y también ya la de mi madre, a la que le devolví también la que merece por 42 años de activa maternidad, ejemplar e incansable, que ha sido fuente de inspiración no sólo para sus hijos sino para muchas personas que la conocen y la quieren. ¡Me emociona!

8:50 am Recibí la llamada de un amigo, Rodolfo. Nos une una compañía de 24 años desde que coincidimos en Tlaquepaque en 1997, y de una singular cercanía desde que «se trepó» a la ambulancia que me llevó del accidente a la Cruz Roja de Salamanca, estando todos los días posteriores allí, siendo soporte para mis padres cuando me encontraron en León, y siempre pendiente desde entonces.

Escuchándolo, de fondo pensaba en lo hermoso que resulta, estos tiempos, que no te detenga nada  y te animes a marcar un número telefónico cuando deseas expresar algo a alguien que quieres. Tenemos Facebook, Whatsapp, Messenger, Telegram, Instagram etc etc… pero también (en la mayoría de las ocasiones) el teléfono. ¿Quiere hacerlo? ¡Llame! Soy muy fan de las personas que aún llaman.

9:40 am Suena mi teléfono, contesto, preguntan por mamá, de Enviaflores. Le pido a baje a recibir «algo» y vuelve con un adorno de rosas y gerberas que encargué para regalarle. Por años he sido afecto a eventualmente regalar flores a mujeres que he querido, pero nunca, nunca había expresamente tenido este gesto con la que más me ha querido. Y anoche, antes del horario límite para que se efectuara el envío hoy, me decidí a que así fuera. Que nunca se nos terminen las primeras veces. Fue muy bonito ver su rostro al regresar con ellas, emocionada pedirme que le leyera la tarjeta, y leerle las palabras que incluía.  Me estoy dando cuenta a ya muy avanzada edad que sí le gusta recibir flores y regalos, y que su eterno estoicismo materno del «con que se porten bien» ha bajado la guardia. Enhorabuena.

11:11 pm Ya en cama, me despido de mamá: «muchas gracias por todo el día de hoy, te quiero mucho. Que Dios nos siga dando mucha vida, un día a la vez» «Que nos la dé, más a ti que a mí», responde mientras apaga la luz de la habitación. Tomo el celular, comienzo a escribir. Cansado y contento. Recibí llamadas, mensajes, felicitaciones en Facebook y en un Zoom de mi tribu emprendedora, vinieron mis hermanxs y sobrinxs, cenamos rico, compartimos un postre más rico aún, y platicamos como siempre: con mucha energía, fricción, roce, rudeza que a veces esconde el cariño y amor que nos tenemos pero sabemos que está en el sustrato y no nos incomoda no brote tan evidente. Así nos acostumbramos y así nos queremos. Nos despedimos sabiendo que un fin de semana cualquiera o el cumpleaños siguiente (que con la gran cantidad de familia sucede muy frecuente) nos volveremos a ver, a reír, a molestar, a disfrutar de la convivencia a La Esparza que pido a Dios nunca se agote.

Hasta el próximo año, a descansar.

Crecer

Hay un día en la vida, tan impactante que quizá por eso ni lo recordamos, en el que comenzamos a crecer. Ese en el que nuestro compañero o compañera de juego, nuestro cómplice y aliado en volver el transcurrir del día toda una aventura, nos abandona por algunas horas porque empieza a ir a la escuela. De repente esas mañanas que eran de juegos e imaginaciones compartidas se vuelven monólogos larguísimos donde no sabemos existir y del que nadie nos previno. Y así de la nada, esa mañana que jamás recordaremos nos comenzamos a tutear con la pérdida, sin sospechar que se volverá compañera por el resto de vida, a veces más o a veces menos presente, pero testiga siempre de lo que vayamos haciendo por este mundo.

Borrar

Y una tarde de domingo abres tu laptop, el navegador, te diriges al Chrome. Abres Drive, vas a la carpeta que tiene varios años guardando una colección de fotos que pasas a ver muy de vez en cuanto pero que te gusta tener porque te recuerdan ese mes que sentiste feliz con el cariño de esa mujer tan bonita, tan inteligente, tan sabrosa. Que te movió el tapete al darte su tiempo, su atención, su intimidad sin importarle no conocerte del todo, bastándole lo que vio de sinceridad —también de tristeza— en el brillo de tus ojos.

Sigue leyendo Borrar

20 años: -13

En enero del 2001, a dos meses de haber salido del trance hospitalario en el que estuve desde el 9 de agosto hasta el 2 de noviembre previos, recibí como regalo de Reyes Magos la asignación del Padre Jaime Reyes Retana a la Parroquia de María Auxiliadora, en mi natal Guadaluoe, para cumplir entre sus actividades pastorales lo que llamaré sin eufemismo: mi cuidado.

Sigue leyendo 20 años: -13