Hoy

7:14 am Hoy se me da por querer escribir, por exhibir en palabras lo que pienso y siento, claro, siempre bajo el filtro que activamos todos del qué quiero que se enteren de lo que pienso y siento. No por cobardía, acaso por compartir el júbilo de llegar a 42 años de vida, que para «el azote» habrá otros días

Amanecí con un sueño que me gustó: me besuqueaba entre tímido y tierno con una chica que me gusta —y me deslumbra— de hace tiempo, habiendo amanecido ambos en un sofá de mi casa, mientras me preguntaba cómo diantres llegamos ahí si lo último que recordaba era haber acudido con ella a un evento. ¿Habrán dado ‘canapés felices’ de aperitivo?

Después seguí una práctica de meditación en una app que aprovecho para recomendar: Lojong. Tiene una infinidad de recursos audibles, a los que puedes acceder gratuitamente a cambio de ver un comercial de 20 segundos antes de cada uno. Por lo rico del contenido me parece un mas que justo intercambio. Recibí el primer par de felicitaciones y también ya la de mi madre, a la que le devolví también la que merece por 42 años de activa maternidad, ejemplar e incansable, que ha sido fuente de inspiración no sólo para sus hijos sino para muchas personas que la conocen y la quieren. ¡Me emociona!

8:50 am Recibí la llamada de un amigo, Rodolfo. Nos une una compañía de 24 años desde que coincidimos en Tlaquepaque en 1997, y de una singular cercanía desde que «se trepó» a la ambulancia que me llevó del accidente a la Cruz Roja de Salamanca, estando todos los días posteriores allí, siendo soporte para mis padres cuando me encontraron en León, y siempre pendiente desde entonces.

Escuchándolo, de fondo pensaba en lo hermoso que resulta, estos tiempos, que no te detenga nada  y te animes a marcar un número telefónico cuando deseas expresar algo a alguien que quieres. Tenemos Facebook, Whatsapp, Messenger, Telegram, Instagram etc etc… pero también (en la mayoría de las ocasiones) el teléfono. ¿Quiere hacerlo? ¡Llame! Soy muy fan de las personas que aún llaman.

9:40 am Suena mi teléfono, contesto, preguntan por mamá, de Enviaflores. Le pido a baje a recibir «algo» y vuelve con un adorno de rosas y gerberas que encargué para regalarle. Por años he sido afecto a eventualmente regalar flores a mujeres que he querido, pero nunca, nunca había expresamente tenido este gesto con la que más me ha querido. Y anoche, antes del horario límite para que se efectuara el envío hoy, me decidí a que así fuera. Que nunca se nos terminen las primeras veces. Fue muy bonito ver su rostro al regresar con ellas, emocionada pedirme que le leyera la tarjeta, y leerle las palabras que incluía.  Me estoy dando cuenta a ya muy avanzada edad que sí le gusta recibir flores y regalos, y que su eterno estoicismo materno del «con que se porten bien» ha bajado la guardia. Enhorabuena.

11:11 pm Ya en cama, me despido de mamá: «muchas gracias por todo el día de hoy, te quiero mucho. Que Dios nos siga dando mucha vida, un día a la vez» «Que nos la dé, más a ti que a mí», responde mientras apaga la luz de la habitación. Tomo el celular, comienzo a escribir. Cansado y contento. Recibí llamadas, mensajes, felicitaciones en Facebook y en un Zoom de mi tribu emprendedora, vinieron mis hermanxs y sobrinxs, cenamos rico, compartimos un postre más rico aún, y platicamos como siempre: con mucha energía, fricción, roce, rudeza que a veces esconde el cariño y amor que nos tenemos pero sabemos que está en el sustrato y no nos incomoda no brote tan evidente. Así nos acostumbramos y así nos queremos. Nos despedimos sabiendo que un fin de semana cualquiera o el cumpleaños siguiente (que con la gran cantidad de familia sucede muy frecuente) nos volveremos a ver, a reír, a molestar, a disfrutar de la convivencia a La Esparza que pido a Dios nunca se agote.

Hasta el próximo año, a descansar.

20 años: -13

En enero del 2001, a dos meses de haber salido del trance hospitalario en el que estuve desde el 9 de agosto hasta el 2 de noviembre previos, recibí como regalo de Reyes Magos la asignación del Padre Jaime Reyes Retana a la Parroquia de María Auxiliadora, en mi natal Guadaluoe, para cumplir entre sus actividades pastorales lo que llamaré sin eufemismo: mi cuidado.

Sigue leyendo 20 años: -13

20 años: -14

Ayer, tomando las pertinentes medidas, tuve la gracia de compartir un mensaje de despedida y consuelo a la familia cercana a mi prima mayor, por el fallecimiento de su suegro.

A modo de contexto, desde allá por el ’98 que falleció mi abuela, me ha sido encomendado de ambos lados de la familia ser el Palabrero no oficial en ocasiones como ésta, lo que hago con gusto y la responsabilidad de acercar un pensamiento de serenidad y gozo en medio del dolor y la tristeza.

Esta cápsula del tiempo quiero dedicarla a «mis muertos» en lo que va del siglo, que a decir verdad, han sido pocos. Entre la familia nuclear cuento a mi abuelo Juan, a su hija, mi tía Lupe, a mis tíos Chema y Licha, hermanos de mi madre, a mi prima Santa Cecilia, hija de Licha.

También han fallecido amistades y personas significativas en mi vida, sin ir tan lejos el Padre Evaristo recientemente; hace ya algunos años don José, papá de mi amigo Pepe; mi amigahermana Nora, que desde que me conoció me tuvo un cariño muy cálido y fue doloroso enterarme de su fallecimiento a tiempo después de haber sucedido.

Seguro en años venideros seguirá creciendo la lista porque se nos viene La Vejez© a la camada a la que pertenezco. Y -nunca estorbará- agradezco haberme escapado hace 20 años de ingresar a la que tal vez en algún lugar y momento hubiera escrito alguien más.

Consummātum Est – 6/VIII/20

20 años: -15

Hoy tuve un día de los que se consideran «buenos». Siempre quedarán cosas en el tintero en el monumental andamiaje que construimos para darle sentido al día-a-día, pero las que se suscitaron lo vuelven valioso, como la plática con una amiga que me compartió una magnífica y luminosa noticia; y la charla de mentoría que tuve con Mauricio Canseco sobre el proyecto de innovación social que estoy desarrollando con Síkuli-Unboxed (de cuyos apuntes tomo la foto siguiente).

Sigue leyendo 20 años: -15

20 años: -16

Mi primera charla con Jaime Reyes Retana fue una tarde de septiembre del 2000 en la unidad de terapia intensiva del Hospital Santa Margarita, en Guadalajara. Se acercó con su pastoral y elegante apariencia, me dijo que al día siguiente salía para España por algunos meses, pero quería ayudarme con cualquiercosa que necesitara. Con el abecedario enmicado que usaba para comunicarme, le pedí una zalea de borrego. Un par de días después le fue entregada a mi mamá, hasta el hospital, una zalea de borrego de su parte.

Sigue leyendo 20 años: -16