Arrival, de Denis Villeneuve

«Al final, lo que quieres contar es una historia de amor», me dijo apacible pero certero aquel mediodía Miguel Cane, luego de compartirle mi idea para desarrollar una novela. Y es lo primero que se me vino a la mente (y al corazón, sobre todo), al terminar de ver Arrival, dirigida por Denis Villeneuve, quien consigue llevar de soberbia manera a la pantalla la novela corta de Ted Chiang Story of Your Life.

Y revisando la primera línea de la obra de Chiang -descargable en PDF aquí– me doy cuenta que no descubro el hilo negro: Story of Your Life, y por ende, Arrival, son una fantástica historia de amor envuelta en un escenario que concibe “La Llegada” (su título en español) de una misteriosa comitiva extraterreste a la Tierra, y la intervención de la protagonista en establecer contacto con ellos.

Your father is about to ask me the question. This is the most important moment in our lives, and I want to pay attention, note every detail.

Para quienes hemos sido testigos del contacto con extraterrestres en el cine, desde Alien hasta District 9, pasando por Independece Day, Signs y War Of the Worlds, en cuanto aparecen en la pantalla los inmensos cascarones flotantes que contienen las extrañas formas de vida activamos el sentido de alerta: sabemos que nada bueno puede salir de ello.

arrival-2016-uk-trailer-new

Pero conforme avanza la trama, se devela que el auténtico peligro es la humanidad misma, mejor dicho -para no generalizar-, sus líderes, incapaces de frenar la inercia de sus posturas dominantes habituales y mantener una actitud al menos serena y receptiva ante el acto que trastoca la normalidad del planeta. Pero, ¿cuántas veces, en otras dimensiones, no es ésta nuestra conducta?

Es imposible, por la temática y la ‘esencia’ de la historia, no hacer referencia a Contact (1997), que también con una protagonista femenina nos plantea una hipótesis similar: el contacto con una civilización alienígena y la necesidad de establecer un lenguaje en común, de interpretar sus deseos y darle un sentido a su irrupción en el devenir de la humanidad.

arrival-1024x682

Ambas tienen un ritmo narrativo ágil y no requieren de extraordinarios efectos especiales ni recursos narrativos trillados para conmover al espectador. Ambas, aunque con la mirada en el firmamento, te ponen “con los pies en la tierra”, porque es aquí, en nuestro día a día, en lo que amamos y nos apasiona, donde se lleva a cabo el mayor misterio del universo: el amor.

Alien, de Ridley Scott

En una función más de Cinema Terraza, se presentó la fenomenal e icónica ALIEN (1979), dirigida por Ridley Scott, que dio paso a toda una saga conformada por cuatro cintas y complementada recientemente con el lanzamiento de la precuela Prometheus.

Vale la pena señalar que la recta final de la década de los 70s gozó de un alza significativa de películas que con los años se convirtieron en clásicos. Basta mencionar Star Wars, Close Encounters of the Third Kind, The Deer Hunter, Grease, Midnight Express, Superman, Halloween, Kramer vs. Kramer, Apocalypse Now y Star Trek. Entre ellas se coloca Alien, que nos traslada hasta algún momento en el futuro a bordo del remolcador espacial U.S.C.S.S. Nostromo de regreso la Tierra proveniente del planeta Thedus y los siete tripulantes despertando de su estado de sueño criogénico a causa de una alerta en el sistema que detiene el viaje tras recibir una transmisión de origen desconocido proveniente de un planetoide cercano y que están en compromiso de averiguar.

alien

Lo que presenciamos a continuación es la amarga experiencia -aderezada por una nada grata sorpresa- de verse atacados en su propia nave por un espécimen alienígena (lo que le otorgó el título en español de Alien, el octavo pasajero), por lo cual la tercer oficial Ellen Ripley, protagonizada enérgicamente por Sigourney Weaver y que para ese entonces sólo había participado como personaje de relleno en una cinta, debe tomar la responsabilidad de luchar y sobrevivir o morir en el intento.

Cinta de culto tanto para los amantes del género como para los cinéfilos de hueso colorado, Alien es un imperdible y rotundo clásico del cine de ciencia ficción que a 34 años de su estreno no deja de estremecer.